Hoy se conmemora el pogrom realizado contra la comunidad judía de Irak: el Farhud

Fue el 1 y 2 de Junio de 1941, imitando los actos nazis en Alemania. 180 judíos fueron asesinados y 1.000 resultaron heridos.

0 77.645

La Embajada de Israel en Honduras, hoy recordó este sangriento hecho, que puso fin a la convivencia pacífica de años entre iraquíes de religión judía y musulmanes.

El pueblo judío fue perseguido a lo largo de toda la historia: durante la inquisición española, en los pogroms en Rusia, y durante la Alemania Nazi. Pero muy pocos conocen la historia de un sangriento hecho que se dio en Irak hace algunas décadas.

El aberrante hecho ocurrió en Bagdad. A pesar del tiempo que ha pasado, algunos testigos aún mantienen recuerdos. Tal es el caso de Heskel Haddad, un niño de por aquel entonces 11 años. Haddad recuerda que miles de iraquíes musulmanes armados hasta los dientes comenzaron a arrasar y saquear todo lo que encontraban a su alrededor.

La violencia duró dos días. El hecho se conoce como el Farhud, que en árabe significa “la expropiación violenta”.

También te puede interesar
1 De 3

“De repente escuchamos gritos, “Alá, Alá” y sentimos disparos, vimos los incendios y al resto de la gente subida a los tejados del ghetto dando alaridos, rogándole a Dios que los ayudara” recuerda Haddad.

Al igual que en el antiguo Egipto y durante la Alemania Nazi, las casas de los judíos eran marcadas para diferenciarlas del resto.

Haddad recuerda que los atacantes empezaron a entrar a las casas de vecinos y saquearlas. Junto con un grupo de niños empezaron a lanzarles piedras a los atacantes para alejarlos del lugar.

Algunas familias sobornaron a policías para que les brindaran protección. También algunos musulmanes civiles ayudaron a que los judíos puedan esconderse para salvar sus vidas.

Otro testigo recuerda que se escuchaban gritos diciendo “Cutal al yehud”, que se traduce como “muerte a los judíos”.

Hasta este episodio, los judíos representaban un tercio de la población de Bagdad y la convivencia entre judíos y árabes era pacífica.

Algunos recuerdan que desde que Hitler llegó al poder en Alemania, la situación de los judíos en Irak comenzó a complicarse: eran víctimas de arrestos injustificados y ejecuciones públicas.

Winston Churchill había ordenado tomar la ciudad y garantizar la seguridad, pero Kinahan Cornwallis, el Embajador británico en Bagdad, no hizo caso a dichas ordenes.

En 1950, los judíos empezaron a abandonar el país, quedando dos años después sólo 2.000 de los 150.000 que habían vivido en Irak.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.