Un juez Federal de EEUU rechazó el pedido de prisión domiciliaria de Bernard Madoff

Está acusado de montar una pirámide "Ponzi" millonaria y fue condenado a 150 años de cárcel en 2009.

0 55.608

En el día de ayer, un Juez Federal de Estados Unidos, rechazó el pedido de Bernard Madoff para ser liberado y cumplir su pena en forma domiciliaria. El ex magnate adujo que sufre de problemas de salud.

El magistrado, Denny Chin, describió como “de extrema maldad” los delitos cometidos por el financista.

“Cuando sentencié al Sr. Madoff en 2009, mi total intención fue que él viva el resto de su vida en prisión. Y nada ha hecho cambiar mi pensamiento en estos 11 años que pasaron”, dijo. El Juez se refirió al fraude de Madoff como “uno de los crímenes atroces de nuestro tiempo”.

El abogado de Madoff, se mostró decepcionado y dijo que la última esperanza de su cliente era que el Presidente Donald Trump conmutara su sentencia. Pero el Gobierno de Estados Unidos se opuso a su liberación, a pesar de que su abogado dijo que Madoff, de 82 años, debe usar silla de ruedas y le queda poco tiempo de vida.

Los fiscales dijeron que Madoff usó su empresa, Bernard L. Madoff Investment Securities LLC para estafar a miles de personas, organizaciones de caridad, fondos de pensión, y fondos de cobertura. Expertos estiman que quienes confiaron en su empresa perdieron USD17.500 millones de dólares, de los cuales USD14.300 ya se han recuperado (algo inédito para quienes vivimos en países latinoamericanos como Argentina y estamos acostumbrados a que los poderosos tengan impunidad y nunca devuelvan lo robado).

Madoff fue arrestado en Diciembre de 2008 después de admitir su fraude.

Según destaca Reuters, el Juez Chin escribió que “Madoff nunca estuvo verdaderamente arrepentido y solo se lamentaba por su situación”.

El ex hombre fuerte de las finanzas se encuentra alojado en una unidad de tratamiento paliativo en un centro médico penitenciario de Carolina del Sur, Estados Unidos. Sus problemas de salud incluyen una enfermedad renal, hipertensión, problemas cardiovasculares e hiperparatiroidismo. Toma diez medicaciones diferentes, necesita diálisis, y asegura que casi no duerme por los dolores, ya que también lleva una férula en la espalda.

“La única esperanza que me queda es tratar de ver a mis nietos y, al menos, tratar de explicarles cuáles fueron mis problemas” le dijo Madoff a un periodista del Washington Post.

El caso de Madoff se suma a varios otros esquemas “Ponzi” que han sido descubiertos a lo largo del tiempo. Lo increíble es que estos casos se vuelven a repetir cada cierta cantidad de años en diferentes partes del mundo: gente inocente sigue cayendo, y gente codiciosa sigue perpetrando estas estafas.

También te puede interesar

El lobo de Wall Street, y otras ficciones que muestran que los estafadores pueden terminar mal:

El cine podría ser un buen recurso para quienes estén pensando en cometer algún delito. Decenas de historias basadas en casos reales fueron llevadas a la pantalla grande, y en ellas se ve cómo lo que muchas veces empieza como una “vivada” para hacer dinero rápido, termina derivando en grandes delitos y vidas arruinadas.

En este tópico, la película más famosa de los últimos años fue “El lobo de Wall Street” que relata la historia real de Jordan Belfort y sus estafas en el mundo de la bolsa. En este film (basado en su libro autobiográfico del mismo nombre) se puede ver el rápido ascenso y la fuerte caída de este estafador de Wall Street.

Otro clásico que muestra la corrupción en el mundo de las finanzas es “Wall Street”, un éxito cinematográfico en el que Michael Douglas interpreta a Gordon Gekko, un despiadado especulador bursátil que comete toda clase de delitos, hasta que finalmente es encarcelado.

Yendo a la actualidad, Netflix está presentando una película de 2020 que se llama “Fiebre del ladrillo”: en la misma se retrata la vida de un joven de Berlín que se hace rico estafando gente en el mercado inmobiliario para finalmente terminar perdiendo toda su fortuna mal habida y pasar una gran cantidad de años en prisión.

En conclusión, y contradiciendo a Gordon Gekko: la codicia no es buena, y menos cuando se alimenta de la corrupción.

Por qué deberíamos estar yendo camino a un mundo menos corrupto y más transparente, gracias a la tecnología:

El contexto en el que grandes fraudes como el de Madoff empezaron a gestarse, era diferente a la realidad que vivimos hoy: no existía o era muy incipiente el uso de internet, y el acceso a información libre y confiable por parte de la gran mayoría de la gente.

En ese mundo no existían ni Google, ni Yahoo Finance, y no había acceso masivo a medios de comunicación confiables como el Financial Times, el Wall Street Journal, The Economist, o Forbes, que hoy pueden ser contratados por unos pocos dólares al mes y accedidos en tiempo real desde cualquier smartphone.

Hoy en día, hay que estar muy apartado de la realidad como para caer en una estafa de tipo “Ponzi” o similar. Por otra parte, muchos de estos esquemas tipo “Ponzi” tenían lugar debido a que prometían grandes dividendos a los inversores, que en su mayoría eran inexpertos en finanzas: hoy día existen plataformas en internet que permiten replicar las inversiones llevadas a cabo por los inversores más exitosos del mundo, en tiempo real, sin tener que confiar en algún asesor “experto” como Madoff o “Gordon Gekko”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.