Israel comenzó a usar una prometedora “vacuna pasiva” para combatir al coronavirus

Contiene plasma concentrado. Una paciente infectada mostró una notable mejoría tras recibir el compuesto de anticuerpos

0 12.512

En un nuevo y prometedor avance en la lucha contra el coronavirus, médicos de Israel aplicaron un novedoso tratamiento médico con plasma concentrado que arrojó resultados favorables en una paciente. El mismo fue desarrollado por el Hospital Hasassah de Jerusalén y la firma biofarmacéutica israelí Kamada.

La joven contagiada, y con varias condiciones médicas de riesgo y necesidad de asistencia respiratoria, recibió un concentrado de anticuerpos desarrollado a partir del plasma de pacientes recuperados de coronavirus, una dosis reportada como una “vacuna pasiva”.

La paciente reaccionó positivamente y empezó a mejorar hemodinámicamente. Tenemos los dedos cruzados para el tratamiento exitoso de este paciente”, declaró con optimismo Zeev Rotstein, director del centro médico, en declaraciones recogidas por el Jerusalem Post.

La diferencia de este tratamiento con una vacuna activa, es que en las activas se inyectan versiones debilitadas de un virus. En el caso de la inmunización pasiva, se aporta directamente los anticuerpos ya formados por otros pacientes.

El hospital Hadassah reunió 40 litros de plasma de pacientes recuperados del coronavirus, y con eso fue suficiente para aplicar este nuevo suero a unos 70 pacientes.

Este desarrollo fue posible gracias a los aportes provenientes de donaciones dentro del mundo ultraortodoxo, que en los últimos meses sufrieron muchos casos.

Desde el Hospital comentaron que este tratamiento va a ser aplicado a los pacientes graves y que necesitan un refuerzo para combatir el virus, pero también podría ser usado de manera preventiva en contagios recientes de poblaciones de riesgo, para evitar que el virus avance dentro del organismo.

Kamada, la empresa que desarrolló el tratamiento junto al hospital, ya tiene dos productos aprobados por la FDA, autoridad sanitaria estadounidense.

Antes de poder donar plasma, los pacientes recuperados tienen que esperar al menos 14 días desde la confirmación de un resultado negativo.

Según la Organización Mundial de la Salud, en este momento hay 11 ensayos clínicos en curso para desarrollar la vacuna que pueda combatir definitivamente al COVID-19. El que más difusión tuvo es el llevado a cabo por la Universidad de Oxford, en cooperación con la firma farmacéutica AstraZeneca. También está avanzado el llevado a cabo por la Academia Militar de Ciencias Médicas de China y la compañía farmacéutica CanSinoBIO.

Además de estos ensayos, según la OMS hay otros 128 proyectos de vacunas potenciales que se hallan en fases previas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.