Luego del decreto presidencial, Telecom suspende inversiones en Argentina por USD600 millones

La compañía estaba negociando préstamos con bancos. Cayó el valor de sus acciones

0 200.168

La noticia del decreto anunciado por el Presidente Alberto Fernández que declara a los servicios de internet, telefonía fija y celular y televisión por cable como servicios públicos y que congela los precios de sus servicios momentáneamente fue bien recibida por muchos usuarios cuyas facturas se iban a ver aumentadas en las próximas semanas pero fue mal recibida por la industria telco argentina y por usuarios que creen que esto va a derivar en una peor calidad del servicio.

No es una novedad que el tráfico de internet viene creciendo a gran escala y la pandemia de coronavirus no hizo más que incrementar esta tendencia: los servicios de banda ancha hogareña son cada vez más usados y el tráfico de datos móviles 4G explota.

Mantener la infraestructura que permite todo este consumo de datos demanda miles de millones de dólares en tendidos de fibra óptica, torres con antenas de transmisión y lo que se denomina como “fierros” que hacen que toda la maquinaria ande y que uno pueda hablar, navegar o ver contenidos en la TV.

Para esto, el Grupo Telecom (que engloba a Personal, Cablevisión y Fibertel y que es parte del Grupo Clarín) venía negociando préstamos con bancos para llevar a cabo un agresivo plan de inversiones luego del exitoso acuerdo de Argentina con los bonistas. Pero la noticia de que las empresas telco no podrán subir sus precios de momento y de que se los declara como un servicio público, hicieron caer la cotización de las acciones de la compañía y cayeron las negociaciones de dichos préstamos.

También te puede interesar
1 De 2

En total Telecom planeaba invertir USD600 millones en 2020.

La realidad es que internet debe ser considerado como un servicio esencial ya que hoy en día se utiliza para trabajar, para estudiar y para todo tipo de actividades de vital importancia. Pero a la vez esto genera un problema ya que implica que las compañías que lo proveen tengan que compartir información que puede ayudar a sus competidores. A la vez, el fantasma de eventuales estatizaciones alejan a los bancos de inversión y a potenciales inversores extranjeros y locales. Por otro lado, el tema de la fijación de las tarifas frena un poco la posibilidad de reinvertir de las empresas del sector.

Hay algo que es inaceptable y es que haya miles de chicos que no pueden estudiar ya que no tienen acceso a internet: en el año 2020 todavía hay políticos que mencionan como si fuese un logro que llegan a esos chicos con cuadernillos de papel con los materiales. Lo que debería hacer la política es asegurarse de que internet llegue a todos los chicos del país, para que puedan estudiar online durante momentos como este que se vive por la pandemia al igual que lo hacen sus compañeros de mayores recursos. Pero es evidente que este tipo de anuncios implica un problema para conseguir los fondos para hacer el despliegue de infraestructura que se necesita.

Otro tema importante es que, a decir verdad, las redes 4G que nosotros aún estamos desarrollando en Argentina, ya van quedando obsoletas. Países vecinos como Chile ya están llevando a cabo licitaciones para la instalación de redes 5G que permitirán un mayor flujo y velocidad en la transmisión de datos móviles.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.